- Astrofotografia, Curiosidades

VdB141. El «fantasma» de Cefeo.

Esta delicada nebulosa de reflexión adyacente a una nebulosa de emisión se encuentra situada en la constelación de Cefeo y parece surgir como unos velos translúcidos de las profundidades del Universo. Su característica forma, sus siluetas, transparencias y las tonalidades oscuras le han hecho ganarse a pulso el sobrenombre de «nebulosa fantasma» o «el fantasma de Cefeo».

Conocida también como Sh2-136 (Catálogo Sharpless de nebulosas de emisión) o IC 63 (Index Catalogue), VdB141 (Sidney Van den Bergh) se encuentra muy cerca de otra nebulosa muy llamativa, NGC 7023, o nebulosa Iris.

Créditos: Outflows and jets from low mass protostars in Bok globules: the case of CB230 (F. Massi, C. Codella, J. Brand, L. Di Fabrizio, and J. Wouterloot)

Se encuentra a más de 1400 a.l de nosotros al borde de la nube molecular de Cefeo. Tiene más de 2 a.l. de diámetro y en ella encontramos varias estrellas insertas, cuyas emisiones hacen que la nebulosa brille con una tonalidad marrón. Técnicamente el fantasma de Cefeo es un glóbulo de Bok, un tipo de nebulosa oscura de gas y algo de polvo, de la cual, en ocasiones, nacen nuevas estrellas, generalmente sistemas dobles o múltiples.

El glóbulo central es conocido por las iniciales CB230, con una destacada fuente de radiación infrarroja asociada a la formación de una joven estrella.

Nebulosa de el fantasma de Cefeo

El fantasma de Cefeo es un objeto astronómico difícil de fotografiar, que requiere de cielos muy oscuros y muchas horas de integración de imágenes para obtener resultados satisfactorios. En este caso se utilizó un telescopio Esprit 100ED y una cámara ASI1600MM con filtros LRGB durante toda una noche de astrofotografía desde las proximidades de la Serranía de Cuenca.

¿Te ha interesado? Mira esto...

Compártelo

Autor: Roberto Ferrero

Miembro de las agrupaciones astronómicas Madrid Sur y AstroHenares. Astrofotógrafo. Monitor de astroturismo y responsable de Turismo Estelar, portal web de turismo astronómico.
Lee más artículos de Roberto Ferrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *