- Noticias

La conjunción de Júpiter y Saturno en diciembre de 2020

El próximo 21 de diciembre de 2020 tenemos una cita con nuestros cielos. Al atardecer podremos observar los gigantes Júpiter y Saturno tan juntos que apenas serán indistinguibles a simple vista, estando separados tan sólo 0,1 grados en el cielo. Es más, si miramos ese día a estos astros con un telescopio será posible observar ambos dentro del mismo campo del ocular, algo muy inusual. Y es que esta conjunción planetaria entre Júpiter y Saturno será la más cercana de los últimos 400 años. A pesar de que cada 20 años aproximadamente se produce este fenómeno de conjunción la de este año será inusualmente cercana y tendremos que esperar hasta el 15 de marzo de 2080 para volver a ver a estos dos planetas tan cerca el uno del otro.

El fenómeno podrá ser contemplado tanto por observadores australes como boreales. La única diferencia es que al ser verano en el hemisferio sur la puesta de Sol se producirá más tarde que para los observadores del hemisferio norte.

Cuestión de perspectiva

Sin embargo, hay que dejar claro que este acercamiento entre los dos planetas no es más que un curioso efecto óptico de perspectiva. En realidad el día 21 de diciembre Júpiter estará a 886 millones de Km de nosotros mientras que Saturno estará a 1619 millones de Km.

Posición de los planetas durante la conjunción. La Tierra, Júpiter y Saturno están alineados, pero a mucha distancia entre sí.

Los planetas de nuestro sistema solar recorren su órbita alrededor de nuestra estrella más o menos en el mismo plano que denominamos eclíptica. Esto produce que, desde nuestro punto de vista, los planetas recorran un «camino» en el cielo bastante estrecho y a medida que completan sus orbitas alrededor del Sol los planetas más interiores van «alcanzando» a los exteriores al tardar menos en completar esa órbita.

Por ejemplo, Júpiter tarda 11,86 años terrestres en completar una órbita, mientras que Saturno tarda 29,5 años en hacer lo propio. Esto da como resultado que cada 20 años aproximadamente Júpiter y Saturno se encuentren muy cerca en el cielo desde nuestro punto de vista. A esos encuentros los llamamos conjunciones.

Una imagen irrepetible

La conjunción de estos dos planetas dará como resultado una imagen prácticamente irrepetible y merece la pena observarla e intentar fotografiarla.

Conjunción de Júpiter y Saturno el 21 de diciembre de 2020
A través de un telescopio la conjunción se verá así de espectacular

Aunque la conjunción se producirá el día 21 de diciembre podemos empezar a observar el fenómeno de acercamiento varios días antes y su alejamiento varios días después. Para ello es necesario buscar un horizonte oeste despejado y esperar a que el Sol se ponga. En cuanto empiece a oscurecer podremos empezar a observar a Júpiter y Saturno brillando bastante cerca del horizonte. Hay que destacar que los dos planetas no tardarán en desaparecer por el horizonte ya que para estas fechas ambos se encontrarán muy cerca de su conjunción con el Sol.

Para fotografiar la conjunción se puede utilizar una cámara réflex con un buen teleobjetivo pero lo ideal sería acoplar la cámara a un telescopio. Aunque el brillo aparente de los dos planetas es bastante similar tal vez tengamos que hacer algún HDR para no quemar Júpiter puesto que brilla un poquito más pero además tenemos el aliciente de poder sacar sus 4 lunas galileanas en la imagen, un extra de dificultad añadido.

Vista de la conjunción a ojo desnudo después del atardecer

La opción más recomendable será capturar un vídeo con una cámara astronómica adaptada al telescopio y procesarlo mediante apilado posteriormente. Esto nos dará un mayor número de detalles en la imagen.

No olvidéis practicar unos días antes para tener todo listo el día de la conjunción ¡Y suerte con las nubes!

Conjunción de Júpiter y Saturno en diciembre de 2020
Compártelo

Autor: Roberto Ferrero

Miembro de las agrupaciones astronómicas Madrid Sur y AstroHenares. Astrofotógrafo. Monitor de astroturismo y responsable de Turismo Estelar, portal web de turismo astronómico.
Lee más artículos de Roberto Ferrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *