- Observaciones

¡Calados hasta los huesos!

Este pasado finde salimos de nuevo con los telescopios a hacer astrofoto. El último novilunio estuvimos en AstroTiermes haciendo visual y ya había ganas de retomar la astrofoto que teníamos abandonada desde agosto. Nos dirigimos a nuestro lugar de observación habitual donde habíamos quedado con otros compañeros que llegarían más tarde. Para nuestra sorpresa, al llegar al lugar de observación nos encontramos unas cuantas familias haciendo una barbacoa en las proximidades. Tenían pinta de que se quedarían a cenar y muy posiblemente nos fastidiarían con las luces y el humo de la barbacoa. Pusimos los coches a modo de pantalla para intentar paliar los focos en la medida de lo posible temiéndonos lo peor.

Montamos los telescopios y esperamos a que anocheciese. El atardecer nos regaló una espectacular puesta de Sol con rayos crepusculares. Se veía a Venus bastante brillante y recordé que Mercurio estaba muy cerca, aproximándose poco a poco al Sol hasta alcanzarlo el día 11, día en que se producirá el tránsito de Mercurio. Cogimos los prismáticos y finalmente encontramos a Mercurio, ya muy bajo en el horizonte. ¡Parece mentira que en pocos días lo veremos atravesar el disco solar!

La puesta de Sol fue realmente espectacular.

También teníamos a la vista a Júpiter y Saturno, poco a poco el cielo adquiría tintes azulados en detrimento de los rojizos.

Enseguida bajó la temperatura y aproveché para abrigarme bien. El suelo estaba húmedo por las recientes lluvias, sería un problema ya que como todavía no hace mucho frío la humedad estaría presente toda la noche. Menos mal que las cintas calefactables funcionan bien.

En cuanto se empezó a ver la polar hice la puesta en estación y después esperé un poco hasta que llegó la noche astronómica para empezar la tanda de fotos, en esta ocasión a la «Cave Nebula» en Cefeo. Con 9ºC y 97% de humedad se nos presentaba una noche complicada. Para colmo los molestos vecinos encendieron las luces de los coches para alumbrar su barbacoa. ¿Es normal dejar encendidos 7 coches durante más de 1 hora para alumbrar una barbacoa familiar? ¿No existen las linternas y farolillos? No entiendo a la gente,…. en fin. Para colmo empezaron a pegar gritos, discutir de política y decir tonterías. ¡Manda narices irme a más de 100Km de casa para estar tranquilo y tener que aguantar a pesaos! Que ganas de tener algún día mi propio reducto aislado y poder montar mi observatorio ¿Verdad?

Afortunadamente el frío les terminó echando y a eso de las 21:30 se marcharon dejándonos con un cielo oscuro y sin luces molestas. ¡Que tranquilidad! Por fin podíamos disfrutar de la quietud de la noche.

La Vía Láctea se dejaba ver en el cenit pero se apreciaba el efecto de la humedad en el ambiente. El SQM empezó en 20.98 y llegó a 21.20 más tarde. Ya teníamos la mesa, la caja de baterias y los coches empapados. La temperatura no era excesivamente baja pero la humedad era molesta. Los sensores al final se saturaron y marcaban un 99% de humedad. Más que el plumas y las botas estaba por sacar el bañador 🙂

En una de las pausas que hicimos para ir al baño (para el que no lo sepa, en todas las salidas el baño de caballeros está en el segundo arbol a la derecha) vi un par de reflejos con la luz de la linterna que desaparecieron inmediatamente. Me quedé un poco extrañado y puse la luz blanca, algo que no suelo hacer nunca pero esta vez no podía obviarlo. Al hacerlo distinguí la forma de un zorrito que salió disparado cuando se notó detectado. Seguramente se vió atraído por el olor de la barbacoa de los escandalosos ¡Tendríamos que tener los bocatas a buen recaudo! Regresamos al telescopio para seguir con la sesión.

El guiado funcionó bastante bien hasta que tocó hacer el cambio de meridiano. Entonces empezó a hacer cosas raras y perdí más de media hora en conseguir que volviera a funcionar todo adecuadamente. No fui el único que tuvo problemas ya que un compañero se quedó sin batería y los demás también tuvieron problemas con los programas. ¿Sería cosa de la humedad?

Luminancia de la nebulosa Sh2-155 o «Cave Nebula»

Al final seguimos trabajando como pudimos hasta las 02:00 y ahí ya decidimos recoger, yo ya tenía suficientes tomas de luminancia y no me iba a dar tiempo a sacar el color así que lo haremos otra noche. El telescopio fue directo al asiento trasero para evitar condensación en las lentes. No me atreví a meterlo en la caja. Todo estaba chorreando hasta el punto que tuve que usar una balleta para secar las cosas antes de meterlas en el coche. En fin, una odisea, aunque no vamos a quejarnos porque por lo menos el tiempo nos ha respetado el fin de semana y ha estado despejado. A ver si el próximo novilunio podemos volver a salir.

¿Te ha interesado? Mira esto...

Compártelo

Autor: Roberto Ferrero

Miembro de las agrupaciones astronómicas Madrid Sur y AstroHenares. Astrofotógrafo. Monitor de astroturismo y responsable de Turismo Estelar, portal web de turismo astronómico.
Lee más artículos de Roberto Ferrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *