- Observaciones

Celebramos el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna

Este fin de semana hemos estado en Maranchón (Guadalajara) celebrando el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna en una actividad organizada por Pedro García Lario (ESAC) y la colaboración de la Agrupación Astronómica Madrid Sur.

Llegamos el sábado a la hora de comer y después de encontrarnos con los compañeros de la AAMS empezamos con las tareas organizativas. Queríamos visitar el lugar de la plantada de telescopios con luz diurna para estar familiarizados con la zona. Llamamos a la Guardia Civil que amablemente nos guiaron hasta allí, una colina bastante alta a las afueras del pueblo. Finalmente descartamos ese lugar porque obligaba forzosamente a llegar en coche y dificultaría la asistencia de público. No obstante la vista desde arriba nos permitió localizar un lugar de observación en el propio pueblo, junto a una pista de pádel. Bajamos hasta allí y comprobamos que tendríamos buena visibilidad de los planetas hacia el sur y que además no había farolas cercanas. Un vecino trajo en su furgoneta las vallas para delimitar la zona de observación y evitar que entraran coches.

Pedro García Lario durante su conferencia

Con los deberes hechos nos fuimos al salón de la asociación local donde Pedro García Lario daba su conferencia. El local no tardó en llenarse, hubo un gran interés por parte de todos los vecinos. Había gente de todas las edades atendiendo ensimismados a la charla sobre la llegada del hombre a la Luna, nuestro sistema solar y objetos de cielo profundo. Fue una conferencia muy completa para el tiempo que duró, cerca de una hora.

Observación con telescopios

Tras la conferencia fuimos a montar los telescopios. Estuvimos acompañados por otros aficionados con sus equipos y ensiguida empezó a llegar gente para observar por los telescopios. Desafortunadamente el cielo también empezó a llenarse de nubes y nos complicó un poco la observación al principio aunque finalmente terminó por despejarse.

Pudimos ver un pase de la IIS y varios objetos de cielo profundo antes de que saliese la Luna. También pudimos observar Júpiter y las lunas galileanas y Saturno con sus anillos, tal vez el favorito de la mayoría o al menos el que más sorpresa despertó. La gente estuvo muy participativa y hacía preguntas sobre los objetos que estaban observando.

Esta comarca de Guadalajara tiene un cielo de bastante buena calidad. Sería un destino perfecto para astroturismo por su altitud y ausencia de grandes núcleos urbanos, no obstante este reto supondría realizar una buena auditoría de la iluminación pública, con la sustitución de luminarias por unas más respetuosas con el cielo nocturno. Insistimos que el LED blanco no es una iluminación adecuada para luchar contra la contaminación lumínica. Tendrían que optar por luz ámbar de baja-media intensidad, regulable por horas. Por otro lado vimos que a pesar de la proximidad de varios molinos aerogeneradores las luces rojas de éstos tenían una intensidad limitada y nos parecieron bastante respetuosos con el cielo. Otros molinos más lejanos tenían luces blancas estroboscópicas y se que contaminaban bastante.

Estaría muy bien contar con un destino astroturístico más a menos de dos horas de Madrid y con un atractivo añadido, su gran riqueza geológica y paleontológica. A la mañana siguiente fuimos a dar un paseo y pudimos ver multitud de fósiles.

¿Te ha interesado? Mira esto...

Compártelo

Autor: Roberto Ferrero

Miembro de las agrupaciones astronómicas Madrid Sur y AstroHenares. Astrofotógrafo. Monitor de astroturismo y responsable de Turismo Estelar, portal web de turismo astronómico.
Lee más artículos de Roberto Ferrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *