Visitamos el observatorio astronómico de la UCM durante la noche de los investigadores

El pasado 24 de septiembre se celebró “La noche de los investigadores” con multitud de actividades organizadas por universidades y centros de investigación en todo Madrid. Nosotros estuvimos en la UCM para visitar el observatorio astronómico y escuchar una conferencia sobre astronomía en la actividad “De Europa al cielo: un paseo por la Luna“.

Llegamos puntuales a la Universidad y subimos hasta la cuarta planta. El acceso al observatorio astronómico desde la cuarta planta solo era posible por escaleras lo que dificultaba la visita a personas que tuvieran algún problema de movilidad (aviso para los señores que gestionan nuestros impuestos). No obstante el personal de la actividad estaba muy atento y ayudaban en lo que podían para facilitar la visita a todos. Durante la visita se pudo pasar a la cúpula del observatorio (se ve en la fotografía de la izquierda) en la que tenían dos telescopios SC de 12″ y 10″. En la terraza de la facultad también habían puesto varios telescopios pero por la hora a la que acudimos solo se podía observar Venus. Pasamos a la charla sobre meteoritos y allí nos mostraron imágenes de bólidos captadas por las cámaras de los observatorios de la UCM. Nos explicaron qué trabajos desarrollan allí y nos enseñaron un meteorito férrico que pudimos ver y tocar ¡Como pesaba!

Por último asistimos a la charla de Jesús Gallego, profesor de Astrofísica de la UCM, sobre el trabajo y la vida de los astrónomos. Con alguna dificultad técnica (la luz se fue a mitad de la exposición), el profesor Gallego intentó explicar las dificultades a las que se enfrentan diariamente los científicos de este país. Su charla dejaba leer entre líneas que el trabajo de los investigadores no está suficientemente valorado pero lo peor llegó después, en el turno de preguntas, cuando algunas personas se interesaron más por los fenómenos OVNI que por el trabajo de todos nuestros científicos. Sin duda, debe ser muy duro pasar tantas horas delante de libros y monitores para que tu trabajo solo suscite preguntas sobre hombrecillos verdes que supuestamente están ya entre nosotros. Afortunadamente he de decir que fueron solo una minoría pero que consumieron buena parte del turno de preguntas.

La experiencia estuvo bien. Yo personalmente eché de menos alguna charla más. Quizá algo práctico con imágenes astronómicas o bien una observación de la Luna como se hace en el Planetario de Madrid de vez en cuando, con explicaciones durante la proyección pero en general estuvo bien.

Si te ha gustado este artículo quizá te interesará también leer la crónica de Roberto Bravo sobre la visita al Observatorio de la UCM

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0

¿Te ha interesado? Mira esto...