Visita al Museo Lunar de Fresnedillas

Maqueta de la antena de 26m. “La Dino”

Hace unos días estuvimos de visita en el Museo Lunar de Fresnedillas. Este pequeño museo se inauguró en el año 2010 con la presencia del astronauta Miguel López Alegría y con él se pretende dar a conocer la importante labor de los ingenieros españoles que trabajaron durante los años 60 y 70 en el programa espacial Apollo desde el centro de seguimiento que se encontraba a pocos kilómetros del pueblo. Desde la estación de seguimiento perteneciente a la Red de Vuelos Espaciales Tripulados (MSFN) de la NASA se trabajaba para permanecer en contacto con las naves espaciales tripuladas a través de una antena de 26 metros de diámetro (DSS-66 apodada “La Dino”)

El museo es muy pequeño como digo. Se trata de una pequeña casa de madera con un jardín en el que encontramos una maqueta de un cohete Saturno 5, otra de la antena DSS-66 y otra de un módulo de mando de la misión Apollo. Puede parecer que el museo se pueda visitar en menos de media hora pero la verdad es que dentro hay bastantes objetos interesantes y si además te hacen la visita guiada te contarán muchas anécdotas sobre la estación, sobre la gente que trabajaba en ella, el programa espacial y el propio museo. Nosotros estuvimos casi dos horas dentro y la verdad es que se nos pasó el tiempo volando.

Placa lunar

Réplica de la placa depositada en la Luna por los tripulantes del Apollo XI

Panel Fresnedillas

Con estos paneles se controlaba la antena de Fresnedillas.

En la sala 1 que es la de entrada hay varios rollers explicativos a modo de introducción y encontramos unas vitrinas con objetos interesantes como el guante de un astronauta, la matrícula de uno de los rovers lunares, un bolígrafo de la NASA de los que se usaban en el programa espacial Apollo y que tuvo su protagonismo durante la misión que llevó a Armstrong y Aldrin a la Luna. También podremos ver planes de vuelo originales y las mochilas que llevaban los astronautas durante aquellos años entre otros objetos interesantes. En una de las paredes también hay varios armarios de comunicaciones que se usaron en la estación espacial de Fresnedillas. Es curioso ver lo que ha evolucionado la tecnología desde entonces y sin embargo no hemos vuelto a mandar a un hombre a nuestro satélite. También es curiosa una de las fotografías de la pared en la que están todos los trabajadores de la estación. Nos llamó la atención que había muy pocas mujeres entre el personal.

En la sala 2 podremos ver algunas maquetas más y suspendida del techo la última capa de un traje de astronauta ( concretamente de Eugene Cernan, del Apollo 17). Hay también una colección de monedas y sellos conmemorativos así como los emblemas de las misiones Apollo.

Finalmente en la sala 3 podemos ver más trajes de astronauta ( por ejemplo el que usó Irwin en la misión Apollo 15) y monos de trabajo del propio Miguel López Alegria y del astronauta español Pedro Duque. En una vitrina también encontraremos algunos objetos interesantes de los cosmonautas soviéticos, sin faltar por supuesto el Vodka que llevaban a sus misiones.

Trajes de astronauta

Trajes de astronauta usados por la NASA en sus vuelos tripulados.

Terminamos la visita con la proyección de un breve vídeo en el que los protagonistas de la estación de Fresnedillas recuerdan las emociones de vivir y trabajar en un proyecto tan importante en la historia como fue la llegada del hombre a la Luna. Hay que destacar que cuando Armstrong y Aldrin se posaron en nuestro satélite la comunicación se estaba realizando a través de la estación de Fresnedillas.

Museo Lunar Fresnedillas

La entrada al museo está presidida por una réplica de un Saturno V.

La estación fue desmantelada en el año 85 y tanto la antena como el personal fueron trasladados a la estación de Robledo de Chavela perteneciente a la Red de Espacio Profundo de la NASA a pocos kilómetros de distancia.

En definitiva ha sido una visita muy agradable que recomendamos hacer y cerrar disfrutando de la rica gastronomía de la zona en plena Sierra Oeste de Madrid. En lo personal tengo que decir que me encanta que un pequeño pueblo se vuelque en tener un museo de estas características con la dificultad que conlleva el conseguir reunir tantas piezas de exposición. Por cierto, si os quedáis con ganas de más podéis visitar también el centro de visitantes de Robledo de Chavela, muy cerca de allí, y si queréis ver un auténtico fragmento de la Luna traído por las misiones Apollo podéis hacerlo en el Museo Naval de Madrid (aunque eso sí, tendréis que tener buena vista porque está expuesto bastante alejado).

No olvidéis que tenéis estos y más destinos turísticos astronómicos en Turismo Estelar.

 

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
2

¿Te ha interesado? Mira esto...