Vega y el Triángulo de verano

Vega

Vega (Alfa Lyrae) se eleva vigilante en el cielo durante estas fechas, anunciando la llegada del verano. En breve, durante la temporada estival, se acercará al cenit y nos acompañará durante las calurosas noches en nuestras observaciones junto a Deneb, Altair, Antares y Arturo, las estrellas más brillantes en esta época del año.

Vega es una estrella azul de primera magnitud y se encuentra en la constelación de Lira, siendo la más brillante de esta (por ello la Alfa de su nombre. No hemos hablado todavía en este blog de los nombres y clasificación de las estrellas, por lo que lo apuntaremos en la lista de “pendientes”). Se calcula que en el año 14.000 Vega ocupará la posición que ocupa actualmente la Estrella Polar en nuestro firmamento debido a las pequeñas variaciones orbitales de nuestro planeta.
El brillo de Vega se debe tanto a su impresionante tamaño (dos veces y media mayor que nuestro Sol) como a su relativa proximidad a nosotros (tan sólo 25 años luz) y los astrónomos la han clasificado de tipo A0Va (Estrella pulsante de rotación rápida). Esta rotación rápida está generando algunas alteraciones en el campo gravitatorio y en la temperatura de la estrella ya que ha adquirido una forma “achatada”.

Vega gravitatorio

Como consecuencia de su alta velocidad de rotación la estrella Vega se está achatando, lo que provoca anomalías en su temperatura y en su campo gravitatorio.
Vega disco

Vega es una estrella particularmente interesante ya que diversos estudios han determinado que cuenta con un disco de polvo y gas a su alrededor lo que podría significar que o bien cuenta con planetas orbitando alrededor de ella o bien estos planetas podrían estar en fase de formación. Es de suponer que la existencia o no de planetas alrededor de Vega podría determinarse en poco tiempo gracias a nuevas técnicas para la búsqueda de planetas extrasolares.

El Triángulo de Verano

Triángulo de Verano
Vega (Lira), Deneb (Cisne) y Altair (Aguila) forman el denominado “Triángulo de Verano”, que no es una constelación, sino un asterismo. En cualquier caso cuenta con casi tanto protagonismo como una constelación ya que tiene la particularidad de que es atravesado por la Vía Láctea y es una zona muy rica en objetos de cielo profundo tales como cúmulos y nebulosas. Así en el Triángulo de verano y sus proximidades podremos observar:

  • M15: Cúmulo globular, uno de los más bonitos, magnitud 6,4.
  • M27: Nebulosa Dumbell. Nebulosa planetaria, magnitud 8,1.
  • M29: Cúmulo abierto, magnitud 6,6.
  • M39: Cúmulo abierto, magnitud 4,6.
  • M56: Cúmulo globular, magnitud 8,3.
  • M57: Nebulosa del anillo, difícil de observar pues su magnitud es 9.
  • M92: Cúmulo globular, magnitud 6,5.

Fotografías (c) Iain Woodley y Nasa.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
1