¿Son las lámparas LED una amenaza para los astrónomos?

La reciente noticia de las medidas de ahorro energético anunciadas por el Gobierno de España no han dejado indiferente a nadie pero tienen una especial importancia para los astrónomos aficionados. Al principio se esperaba con ilusión la posibilidad de que se incentivaran entre los municipios y los gobiernos regionales las políticas de ahorro en iluminación viaria pero las decisiones han ido más allá y se ha anunciado un ambicioso plan de sustitución del alumbrado público valorado en varios millones de euros. Todo lo que suponga un ahorro de costes y reducción de la contaminación es una noticia excelente pero es posible que se estén tomando medidas precipitadas sin los suficientes estudios previos, o que alguien con intereses ocultos está inundando los medios de comunicación con datos no totalmente ciertos.

 

La primera organización en dar la voz de alarma fue Cel Fosc, que publicó un comunicado anunciando los peligros y las mentiras respecto a la eficiencia energética de las luces LED de alta potencia. Según esta asociación, el empleo de estas lámparas en exteriores lejos de reducir la contaminación lumínica podría empeorarla y añadir, además, otra serie de problemas que no existen con las lámparas actuales. Poco tiempo después, algunos físicos y astrónomos corroboraban en diferentes foros la imposibilidad de filtrar la luz de las lámparas LED con filtros astronómicos, como los LPR o UHC que se utilizan actualmente para reducir la contaminación lumínica de las lámparas actuales de sodio. Esto supone un problema muy serio para los astrónomos aficionados, que no tendremos forma alguna de reducir la luz producida por las nuevas lámparas que previsiblemente tendremos en las calles de nuestros pueblos y ciudades en los próximos años. Si a esto añadimos el hecho de que la luz de las nuevas lámparas es de color blanco o azulado y que por este motivo se dispersa más que la luz anaranjada de las actuales farolas supone un duro golpe para las aspiraciones de todos los amantes de los cielos oscuros que ya vemos con preocupación la creciente contaminación lumínica de nuestras ciudades desde cientos de kilómetros de distancia. ¿Será la generalización de las lámparas LED el fin de la astronomía de cielo profundo en buena parte de nuestra geografía?

La misma calle iluminada con lámparas de vapor de sodio (izquierda) y LEDs (derecha)

Hemos investigado en algunos foros de Internet donde algunos habitantes de pueblos ingleses y americanos en los que se han instalado ya las lámparas LED intercambian opiniones respecto a las nuevas farolas. Las opiniones son dispares pero coinciden por ejemplo en que la luz de las lámparas LED blancas dificultan la adaptación a la oscuridad y que requieren un estudio previo minucioso antes de su instalación (algo que parece que no se va a hacer en España ya que se habla de cambiar las bombillas, no las farolas ni la altura o ubicación de estas). También destacan las protestas de vecinos que se quejan de intrusión lumínica en sus jardines, por ejemplo. Otros, en cambio consideran que los cielos están algo más oscuros que con las antiguas farolas, pero no son capaces de precisar en qué medida.

Las lámparas LED pueden regular la intensidad, quizá el punto más positivo de su posible implantación.

Si la instalación de las lámparas LED de alta potencia se generaliza en la geografía española y se hace sin los debidos estudios y sin seguir los criterios y recomendaciones de los expertos mucho me temo que lejos de reducir gasto energético lo que haremos será incurrir en una inversión nefasta y aumentaremos el enorme impacto que la contaminación lumínica ya tiene sobre nuestros cielos, que cada vez son menos oscuros.

Actualización 22/02/2012: ¿Por qué producen mayor contaminación lumínica las lámparas LEDs?

Actualización 18/12/2012:  Expertos de la UV advierten de la contaminación lumínica generada con leds blancos

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
2

¿Te ha interesado? Mira esto...