Salida de observación a Corral de Almaguer, 5 de octubre de 2013

Una vez más, el pasado fin de semana salimos de observación con los compañeros de la AAMS. En esta ocasión opté por llevar el dobson de 12″ de AstroAfición para hacer visual y dejar la cámara de fotos haciendo timelapses del cielo con la esperanza de captar alguna dracónida ya que ese día comenzaba la lluvia de estrellas que otros años ha sido bastante significativa.

Las predicciones meteorológicas eran relativamente buenas pero contábamos con la probabilidad de nubes altas durante la primera parte de la noche, como así sucedió, aunque cubrieron solamente el horizonte sur.

Esperando la noche 2

Era mi primera salida con el dobson y la verdad es que disfruté mucho con su observación pero también me las ví y me las deseé para transportarlo, mis pobres riñones se acordaron varios días después. 🙂

Nos juntamos un buen grupo de aficionados, alguna cara nueva como viene siendo habitual durante las últimas salidas. Es bonito ver como la agrupación va creciendo día a día. Intercambiamos algunas bromas y chismes mientras anochecía, momento que aproveché también para sacar algunas fotografías del ocaso.

LB12 y Vía Láctea

El montaje del telescopio no puede ser más sencillo, no tardé ni 10 minutos en montar y colimar. Comparado con el telescopio ecuatorial, el sistema de autoguiado, etc… la verdad es que es toda una ventaja. Además, como no tuve que hacer puesta en estación me deleité observando Venus antes de que anocheciera. Es impresionante cómo se va notando el cambio de fase de una semana para otra, cada vez mucho más marcada. Hoy estaba en un cuarto menguante casi perfecto. La gran focal del telescopio y un buen ocular de 5mm me permitió observar la atmósfera de Venus con todo su esplendor.

Poco a poco fueron apareciendo las primeras estrellas y aprovechamos el momento para compartir viandas y seguir charlando un poco. Dejé la cámara de fotos programada con el intervalómetro para una buena sesión de timelapses.

Observando LB12

Ya con la noche en ciernes comencé a observar los primeros objetos con el dobson. Claro, aquí no hay goto, y me tuve que valer de unas cartas (Triatlas) y del buscador para localizarlos. No me resultó muy complicado con los objetos más sencillos ya que éstos se apreciaban incluso con el buscador (M31, M13… ) la visión de la galaxia de Andrómeda era sencillamente espectacular ¡Se apreciaba perfectamente la banda oscura atravesando la nebulosa! M13, siempre llamativo se dejaba observar con toda majestuosidad, M27, M57… llamaba a los compañeros para que se pasaran a observar. Yo ofrecía la tela negra que procuro usar para observar en visual ya que me permite relajar la vista y ganar en adaptación a la oscuridad, la diferencia es significativa.

Midiendo el cielo

Poco después comencé a intentar localizar objetos más complicados, NGC457, M74… aquí la cosa ya se complicaba un poco porque tardaba un poco más en localizar los objetos y la postura a través del buscador no era muy cómoda que digamos (dolor de cuello y riñones, ya castigados por cargar el telescopio en el coche).

Con el LB12

En cualquier caso, con cabezonería y paciencia terminé localizando todo lo que me propuse durante la noche. Y ya a última hora me dejé llevar y me puse a observar el cielo a través del telescopio sin rumbo fijo, observando estrellas dobles, cúmulos, nebulosas…

Durante la noche también observamos varias fugaces, de las cuales pude capturar una con la cámara de fotos, no es muy brillante pero algo es algo. Además, creo que es la primera fugaz que fotografío.

Nos quedamos hasta las 3 de la mañana, poco después de la salida de Júpiter y tras observar el enorme planeta y la Nebulosa de Orión, como siempre fantástica.

En definitiva una provechosa sesión de observación visual, aunque he de reconocer que echo de menos el procesado fotográfico posterior.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0

¿Te ha interesado? Mira esto...