Quiero iniciarme en la astronomía ¿Qué necesito?

venusandme.jpgLo primero que necesitarás para iniciarte en esta afición es paciencia y constancia. Al principio mucha gente se desilusiona pensando que en su primera observación va a ver imágenes como las que ofrece el Hubble.? Conseguir la visión precisa, no solo de galaxias o nebulosas sino de los planetas de nuestro propio sistema solar, requiere un aprendizaje y la adquisición de una cierta soltura a la hora de orientarnos en el cielo y manejar nuestro equipo. Se paciente y ya llegarán los resultados.

Lo segundo que hace falta es disponer de un cielo de suficiente calidad y hoy en día en nuestras ciudades es prácticamente imposible si exceptuamos la observación lunar y alguna planetaria. Para observación de cielo profundo hay que alejarse varios kilómetros de cualquier núcleo urbano.

Respecto al equipo necesario lo mejor es empezar poco a poco, un planisferio, una linterna de luz roja y una silla cómoda o mejor una tumbona es todo lo que necesitas para disfrutar de una primera jornada de observación inolvidable (un cielo libre de contaminación lumínica hará el resto).

Por último, lo más recomendable es que busques alguna asociación o agrupación astronómica cercana. Ellos te enseñarán y aconsejarán para guiarte en los primeros pasos.

¿Cuánto me gasto en el telescopio?

Existe la creencia de que para poder disfrutar de la afición a la astronomía es necesario gastarse un dineral en un enorme telescopio. Yo opino que no es cierta, o al menos no del todo. Uno de los mayores errores que podemos cometer (y lo digo por experiencia propia) al iniciarnos en astronomía es ir al primer gran centro comercial que tengamos a mano y gastarnos el dinero en un telescopio equivocado, ya sea por precio o por características (ya hablaremos del tamaño, que es uno de los aspectos a tener en cuenta). El consejo que te darán la mayoría de los que están metidos en esto es que lo mejor es empezar con unos prismáticos o un telescopio de pequeño tamaño y posteriormente pasar a equipos más completos. La razón es muy sencilla. Si te gastas un buen dinero en un equipo grande, que luego no vas a usar frecuentemente porque te da pereza llevarlo a cuestas, meterlo en el coche, perder el tiempo montándolo, etc… al final no vas a aprovecharlo al máximo. En cambio unos prismáticos los podrás llevar siempre en el maletero, o un telescopio pequeño te cabrá en una mochila que podrás llevar fácilmente a cualquier parte. No obstante hay que intentar huir tanto de los prismáticos baratos (de mercadillo) como de los pequeños telescopios hechos en plástico de mala calidad que se ofrecen en tiendas y centros no especializados. Lo que estamos recomendando aquí son equipos que hay en el mercado con una relación calidad/precio bastante buena, para ello lo mejor es mirar en Internet o en tiendas especializadas y comparar precios y características.

Hay excepciones, como el caso del Meade ETX-70, un telescopio que se ha hecho muy popular entre la comunidad de aficionados por su bajo precio y su portabilidad, que ofertó la cadena Lidl recientemente.

Si estamos totalmente seguros de que el tamaño no va a ser un problema para nosotros la opción más económica será un telescopio reflector, con una montura ecuatorial y un trípode resistente y ligero. En los próximos artículos hablaremos de los diferentes tipos de telescopios y sus características.

Fotografía: (cc) Makelessnoise

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
2