Observación urbana de fin de semana.

Este fin de semana he podido, por fin, volver a usar un poco el telescopio. Las tormentas, la nubosidad o el seeing de las últimas semanas me habían forzado a dejar “aparcado” el telescopio, así que he tenido poco que compartir con vosotros. Pero este fin de semana ha sido bastante interesante astronómicamente hablando:

La Luna, Venus, Marte y las Pléyades.

La Luna, Marte, Venus y Las Pleyades
El sábado de madrugada se pudo observar una curiosa imagen mirando hacia el este. A eso de las 04:30 la Luna salía por el horizonte y ascendía acompañada por Marte y un luminoso Venus a su derecha y por las Pléyades a su izquierda. Me levanté a eso de las 04:45 con la intención de observar un poquito por el telescopio y estrenar mi nueva Canon EOS 1000D. Realicé algunas tomas con la cámara para inmortalizar la imagen, pero sin llegar a realizar muchas variaciones de tiempos de exposición, velocidades de obturación ni nada por el estilo.

Esta es la imagen obtenida, partiendo de la composición de dos fotografías, una de la Luna y los planetas y otra de las Pléyades con mayor tiempo de exposición y que salió “quemada” por la contaminación lumínica.

La Luna, Marte, Venus y las Pléyades

A través del telescopio Venus se veía como una estrella muy grande pero sin apenas detalles, con un tremendo cromatismo y falta de resolución no he sido capaz de determinar la fase del planeta. Marte se veía como una esfera marrón bastante difusa y me pareció apreciar un tono más pálido en la zona polar pero tampoco me fío mucho ya que la resolución del pequeño ETX70 no da para más. A eso de las 05:45 empezó a amanecer y me volví a la cama dando por terminada la observación.

Vega, Deneb, M29 y M39

La noche del sábado al domingo se presentó con un seeing bastante aceptable y decidí conectar la webcam al telescopio para intentar grabar algunos vídeos de Vega y Deneb y hacer algunos ajustes. La noche comenzó bastante interesante, con el paso de un satélite Iridium ( Iridium 57 ) a las 23:53 muy próximo a la zona que estaba a punto de observar, cerca de Deneb. El paso del satélite, que alcanzó magnitud -4, no defraudó e incluso pude seguirle durante unos segundos a través del telescopio. El próximo día intentaré grabar un video con la webcam.

VegaPero hay que empezar con cosas más sencillas y para ello nada mejor que empezar con objetos que están más quietos y son muy brillantes. Realicé unos videos de Vega y Deneb, ajustando los parámetros de la webcam y con la idea de realizar posteriormente algún procesado para mejorar la calidad de la toma. Con la webcam sólamente puedo sacar objetos brillantes, como planetas y estrellas. No es apta para cielo profundo ya que el chip es CMOS y no tiene la suficiente sensibilidad. Para usar una webcam en cielo profundo ésta ha de ser CCD y tenemos que modificarla para que pueda obtener imágenes de larga exposición.

Finalizadas las pruebas con webcam pasé a observación visual y estuve un buen rato observando M29 y M39, dos cúmulos abiertos bastante espectaculares, sobre todo el segundo que es más fácil de observar. A eso de la 01:15 Júpiter empezó a ser visible y decidí finalizar la observación con el gigante gaseoso, que nunca defrauda. Se podían apreciar fácilmente los satélites galileanos pero la definición de la imagen del planeta no era óptima ya que estaba todavía bastante bajo sobre el horizonte y las bandas eran apenas intuibles. Si hubiera tenido montado el 114/900 estoy seguro de que la cosa hubiera cambiado, pero el ETX70 en estas condiciones no da ya más de sí. En cualquier caso a la 01:45 di por finalizada la observación y me fui a dormir, satisfecho con la observación realizada.

ovnis

Artículos relacionados

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
1