Observación del eclipse parcial de Sol del 3 de noviembre de 2013

La noche anterior habíamos estado de observación y la alta humedad que sufrimos no presagiaba nada bueno, de hecho al volver a casa nos encontramos con bancos de niebla en la carretera, mal asunto. Al despertar el domingo y levantar la persiana de la habitación nuestros temores se confirmaron. Nubes bajas cubrían totalmente el cielo y aunque la previsión meteo indicaba alguna mejoría para las siguientes horas ¿Quién se atrevería a arriesgar? Una mala decisión y adiós eclipse, una vez más. Y es que el anterior eclipse de Sol, en enero de 2011 también fue un fiasco al encontrarnos con el cielo totalmente encapotado y además con una observación programada en un colegio.

Esta vez no quería perdérmelo por nada del mundo, a pesar de tratarse de un eclipse parcial minúsculo. Quería volver a sentir esa sensación que solo se tiene cuando contemplas un fenómeno astronómico especial, cuando te sientes diminuto en comparación con lo que estás viendo, cuando tomas conciencia de la complejidad y la sencillez del Universo que te rodea. Miré todas las predicciones posibles, webs meteorológicas, nubes por todas partes… y en un intento desesperado me puse a mirar las cámaras de tráfico de la DGT en un intento de encontrar un lugar donde brillara el Sol. ¿Y si se trataba de nubes bajas? ¿Tal vez en la Sierra estaría despejado? Miré las cámaras de la A6 y efectivamente, a la altura de Collado Villalba las farolas de la carretera proyectaban sombra. ¡Eureka! Rápidamente escribí un mensaje en el foro y mandé un Wasap a los compañeros de la agrupación ya que habíamos quedado para ver el eclipse en Fuenlabrada.

DSC_0085

Contorsionismo astronómico. Cuando te faltan ojos y manos para ver el eclipse. También conocido como “Ansia viva”

Desayunamos a toda prisa y cargamos los bártulos en el coche. Salimos a la carrera hacia El Escorial tras confirmar con un compañero de agrupación que allí estaba soleado. En poco más de media hora ya estábamos allí, a medida que ganábamos altura y nos acercábamos a la Sierra las nubes se disipaban. Media hora antes del eclipse estábamos montando los telescopios. Yo por mi parte llevé el SolarScope, el ETX70 con lámina Baader y el Coronado PST. Además la cámara de fotos, la DMK, el portátil, baterías, mesa, sillas… creo que es la vez que más rápido he montado todo el tenderete. La gente se nos quedaba mirando mientras montábamos el tinglado y por supuesto los niños, los más curiosos y menos tímidos empezaron a arremolinarse queriendo mirar por los telescopios incluso antes de tener éstos montados.

Un par de minutos después de las 13:00 ya comenzó a hacerse visible el eclipse. Una pequeña muesca oscura aparecía en el borde del Sol. Los nervios y la ilusión a flor de piel. ¡Ya se ve! ¡Ya se ve! No sé cómo explicarlo, es la misma sensación que tuve durante el tránsito de Venus del año pasado. ¡Por fin puedo ver mi primer eclipse Solar con telescopio! Los anteriores o hubo nubes o me pillaron trabajando ( como el anular del 2005 ) o no tenía telescopio. Pero esta vez sí, ¡Y tantas ganas tenía de verlo que no daba abasto con tanto telescopio. Quería observar y fotografiar a la vez.

Con el ETX70 y la lámina Baader se apreciaba la ocultación de parte del disco solar y además las manchas solares. Capturé un par de videos con la DMK y después de procesarlos este es el resultado:

Eclipse Solar con ETX70

También capturé varios videos con el Coronado y la DMK para ver detalles de la cromosfera pero entre que la parte eclipsada avanzaba muy rápido y las prisas del momento me faltó un trozo de la superficie solar por cubrir.

Eclipse H-alfa 3/11/2013

El solarscope también tuvo su momento de gloria, una forma muy sencilla y práctica de observar el eclipse y las manchas solares.

DSC_0083Un poco más tarde del máximo de ocultación empezaron a echarse encima las nubes. Fue cuestión de minutos, el cielo se cubrió y ya solo se veía el disco solar entre las nubes, aun así pude sacar una instantánea con el teléfono móvil directamente. No pudimos ver el final, pero con la satisfacción de haber podido ver la mayor parte del fenómeno recogimos todo el material y nos tomamos una cerveza para celebrar el éxito de la observación.

Consideraciones finales y consejos para el próximo eclipse

De este eclipse he aprendido muchas cosas y para el próximo ( en España el 20 de marzo de 2015 ) debo tener en cuenta lo siguiente:

  • El tiempo pasa muy rápido durante un eclipse. No te da tiempo a hacer ni la mitad de las cosas que tenías en mente. Es mejor focalizar, en vez de llevar tres telescopios centrarte con uno habiendo planificado unos días antes la técnica de fotografía que vas a utilizar.
  • Ten en mente un plan B. Las cosas fallan, ten un plan B para cuando suceda. El segundo telescopio puedes tenerlo de reserva para ello.
  • Intenta llegar con suficiente tiempo al lugar de observación (esta vez no se pudo por la indecisión en la meteo).
  • Busca un lugar tranquilo. Es emocionante y divertido estar rodeado de niños y verles disfrutar del fenómeno, pero si de verdad quieres centrarte en fotografiar el eclipse pueden suponer una distracción o incluso una molestia ( desde un punto de vista totalmente egoísta ). Añadirá además un factor de estrés adicional por su seguridad si los papás no se molestan en controlar lo que hacen los niños.DSC_0420
  • Disfruta del visual. Fotografiar un eclipse te dejará un buen recuerdo del fenómeno, pero no olvides disfrutar de la observación visual del mismo, es un momento mágico.
¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0