Los peligros de la observación solar

Ayer asistimos a una charla sobre observación solar en la AAMS a cargo de Jesús Carmona, un reconocidísimo observador y fotógrafo solar dentro de la comunidad de astrónomos aficionados de España. La charla estuvo genial, con una gran afluencia de compañeros de afición.

Dos niñas observan un eclipse solar en un SolarScope. A pesar de ser un instrumento seguro muchos niños tienen el impulso de meter la cabeza dentro  para ver de dónde sale la luz, lo que supone un peligro.

Dos niñas observan un eclipse solar en un SolarScope. A pesar de ser un instrumento seguro muchos niños tienen el impulso de meter la cabeza dentro para ver de dónde sale la luz, lo que supone un peligro.

Uno de los aspectos a los que se dio más importancia fue al apartado de seguridad ya que la observación solar requiere unos cuidados y medidas de precaución especiales. Comentaba Jesús Carmona que el método de proyección es uno de los más peligrosos para él, a pesar de que en muchos sitios se comenta que es el más seguro ya que no se mira directamente el Sol. En ese momento me vino a mi mente imágenes de mi infancia, jugando con el Astronova, haciendo método de proyección con mis 10-11 añitos ¡Que peligro!

Efectivamente, puede dar una falsa sensación de seguridad, y si se realiza con las medidas de seguridad apropiadas realmente es un método seguro, el problema es lo que no podemos controlar. ¿A qué me refiero? Pues concretamente a las personas que están a nuestro alrededor, especialmente los niños, que movidos por su curiosidad pueden tener la tentación de intentar mirar por el ocular.

Otra cosa que se suele obviar cuando se habla del método de proyección es que requiere telescopios de poca apertura. Si intentamos hacer el método de proyección con un telescopio Newton, por ejemplo, es necesario diafragmar el telescopio, de lo contrario la cantidad de luz que entra en el telescopio puede ser excesiva y llegar a quemar algún componente del telescopio.

Esto precisamente es lo que me pasó a mí hace muchos años, con mi primer telescopio, un Newton 114/900, y cuando no conocía a nadie en el mundo de la astronomía, ni se usaba habitualmente Internet y lo único que sabía era por algún libro de astronomía. Decidí proyectar el Sol en mi habitación a través del telescopio. Monté, apunté al Sol y os puedo asegurar que en cuestión de 3 segundos empezó a salir humo del ocular. Así es como quedó:

ocularproyeccionsolar

Ni que decir tiene que si no tenemos cuidado en vez de romper un ocular podemos causarnos daños irreparables en el ojo. En este caso se trata de un ocular de muy mala calidad por el que no hay que preocuparse.

El filtro siempre en la entrada de luz

Para evitar problemas lo mejor es utilizar siempre un filtro de rechazo en la entrada de luz del telescopio. De nada sirven los filtros que se colocan en los oculares si no tenemos un filtro de rechazo en la entrada del telescopio. Atentos en el siguiente vídeo en el segundo 50 cómo se rompe un filtro solar de ocular. Si alguien estuviera mirando en ese momento posiblemente se hubiera quedado ciego:

Podemos empezar con un método muy económico y realmente seguro, la lámina Mylar o lámina Baader, adaptada a nuestro telescopio es la mejor opción para iniciarse. Siempre es recomendable contar con la ayuda o supervisión de alguien experimentado en la observación solar cuando empezamos a dar nuestros primeros pasos.

Montaje del telescopio

Otro de los consejos es montar el telescopio sin enfocar hacia el Sol. Parece una obviedad, pero con el trajín del montaje se nos puede pasar por alto. Por supuesto nunca debemos dejar un telescopio sin filtro apuntando hacia el Sol, aunque no estemos mirando por él. Cuando tengamos todos los filtros montados y revisemos que todo está listo para empezar a observar ya podremos apuntar el telescopio hacia el Sol.

Cuidado con los buscadores

Los buscadores son otro peligro potencial. Lo mejor es no montarlos en observación solar si es posible. Si no hay forma de desmontarlo puede que taparlo no sea suficiente, si el material de la tapa no es suficientemente grueso puede filtrar luz. Lo recomendable es poner un trozo de lámina Baader en la tapa del buscador.

Sentido común

Pero sin lugar a dudas, nuestro mejor seguro frente a los accidentes es el sentido común. No debemos dejar que las personas se acerquen demasiado a un telescopio cuando hacemos observación solar, especialmente si son niños, deben mirar de uno en uno, de forma ordenada y con tranquilidad. No intentar “locuras” ni experimentos, aunque sea por un brevísimo espacio de tiempo. Ya hemos visto que los daños por la luz solar se producen en cuestión de milésimas y son irreversibles, usa tu sentido común y cuida tus ojos, tienen que durarte para toda la vida.

fototraumatismoeclipse

No estamos exagerando, mirad en este vídeo lo que ocurre a la hoja de papel:

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
1