IACO 2011, evaluando la salud de nuestros cielos

Hace unos días Roberto Bravo nos recordaba la celebración de una nueva campaña de medición de calidad del cielo organizada por IACO. Este proyecto requiere la colaboración de voluntarios para medir en unas fechas determinadas y desde diferentes sitios el nivel de contaminación lumínica. Para realizar las mediciones se toman como referencia unos mapas de constelaciones con una serie de estrellas en función de su magnitud. Dependiendo de las estrellas que seamos capaces de observar obtendremos un valor que indica la oscuridad del cielo.

Esta tarea puede ser realizada por cualquier persona y no se requieren grandes conocimientos de astronomía para participar, tan solo es necesario saber identificar alguna de las constelaciones más representativas de nuestro cielo como por ejemplo Orión o la Osa Mayor.

El problema de la contaminación lumínica

Contaminación lumínica

Contaminación lumínica en una ciudad

Lamentablemente, con el paso de los años la calidad de nuestros cielos ha empeorado considerablemente debido a la incorrecta iluminación de las vías públicas, edificios y carteles publicitarios. Estamos sobreiluminando nuestras ciudades y toda esa luz parásita es visible desde cientos de kilómetros de distancia en forma de hongos de luz. Hoy en día es realmente complicado encontrar zonas rurales que no se vean afectadas por la contaminación lumínica de alguna ciudad.

La contaminación lumínica es un problema muy serio que nos afecta a todos, no solo a los astrónomos a la hora de observar el cielo. Muchos insectos y aves se confunden con la luz que emiten las ciudades y se desorientan o abandonan zonas de hábitat natural. A los humanos nos afecta a la hora de descansar pues nuestro organismo requiere oscuridad para sintetizar unas determinadas proteínas durante el sueño.

Registrando una observación para el proyecto IACO.

Este pasado sábado nos encontrábamos en Torrejón de la Calzada y a pesar del frío (3º con algo menos de sensación térmica) nos tomamos unos minutos para evaluar la contaminación lumínica de este pueblo en las proximidades de Madrid. Nos encontramos en las proximidades del límite de la provincia de Madrid con la de Toledo y tenemos algunas ciudades bastante grandes en las proximidades que emiten mucha contaminación lumínica como son Parla y Fuenlabrada. En los últimos años el cielo de esta región ha empeorado considerablemente debido al crecimiento de estas ciudades con la ejecución de nuevos planes de ordenación urbana, que casi han duplicado la población en el caso de Parla. También se ha construido en las inmediaciones un parque empresarial y la iluminación de algunos edificios incumple gravemente las normas más básicas ya que las luces enfocan desde el suelo hacia arriba.

No obstante el propio pueblo de Torrejón de la Calzada a modernizado recientemente el alumbrado público y en la actualidad cuenta con farolas que cumplen las recomendaciones de iluminación, enfocando hacia abajo y con una intensidad adecuada.

Para realizar la evaluación nos desplazamos a las afueras del pueblo, a una zona de reciente urbanización pero donde no está encendido de momento el alumbrado público. La noche estaba totalmente despejada y se veían con claridad las estrellas. Procedimos a utilizar las cartas de las constelaciones de Orión y Casiopea para comprobar hasta que magnitud de estrellas podíamos observar (para ello esperamos unos cuantos minutos a que nuestros ojos se acostumbraran a la oscuridad). Finalmente determinamos que en el caso de Orión llegábamos hasta magnitud 6 sobre 7 y en Casiopea 5 sobre 7. Esto tiene su explicación y es que Orión se encontraba hacia la zona sur, más oscura y Casiopea si bien estaba cerca del cenit se veía afectada por la contaminación lumínica de Fuenlabrada, al norte.

No obstante seguimos preguntándonos si el criterio de evaluación de IACO es el correcto puesto que una medición tan positiva (con un notable) no nos permitía sin embargo observar la Vía Láctea. ¿No sería necesario endurecer un poco más los criterios? Tal vez no realizamos la medición correctamente pero el caso es que las estrellas que aparecían en el mapa estaban ahí, a nuestra vista.

En cualquier caso os animamos a todos a que colaboréis con el proyecto IACO para que tengamos muchas mediciones de la calidad de nuestros cielos. Animaros, es sencillo y divertido.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0

¿Te ha interesado? Mira esto...