Hoja de observación astronómica

Hoja de observación astronómica

Realizar una observación astronómica es una actividad que puede ensimismar a cualquiera y no es raro que el tiempo pase muy rápidamente. Cuando queremos darnos cuenta llevamos varias horas mirando por el telescopio. Al menos eso es lo que a mí me ocurre. También es posible que en las primeras observaciones nos dejemos llevar por el entusiasmo y queramos ver todos los objetos celestes de una sola vez, pasando rápidamente de un planeta a un cúmulo y de ahí a una galaxia, sin detenernos en contemplar con todo lujo de detalles lo que tenemos ante nuestra vista. Realmente es una sensación abrumadora, directamente proporcional a la calidad del cielo que observamos.

Cuando te quieres dar cuenta es hora de recoger y no has hecho ninguna fotografía ni has tomado notas de lo que has visto y te has quedado con ganas de guardar un recuerdo de una bonita jornada de observación. Uno de los motivos por los que empecé a escribir este blog era precisamente dejar constancia de cada una de mis observaciones, pero eso puede no ser suficiente.

Tal vez dispongamos de una cámara fotográfica o una webcam para dejar constancia de una sesión de observación y poder analizar posteriormente las imágenes o simplemente guardarlas como recuerdo y ver nuestra evolución como astrónomos aficionados. Eso es realmente bueno, pero sería mucho mejor y nos concentraríamos más en los detalles de la observación si vamos tomando notas de lo que estamos viendo y nos detenemos un buen rato en la observación meticulosa de un objeto concreto. Para ello es conveniente también planificar anticipadamente la observación, a tal fin podemos usar algún software como Stellarium, que nos permite ver la bóveda celeste en un momento determinado en cualquier sitio elegido por nosotros. De esta forma podemos hacer un planing de aquellos objetos más interesantes en esa noche. Algunas páginas web también hacen recomendaciones sobre qué objetos son más recomendables ver según la noche en la que nos encontremos. Incluso algunos telescopios, como el pequeño Meade ETX-70 disponen de un modo de “guía turística” que nos recomienda lo mejor de una noche concreta.
Para hacer el seguimiento podemos apuntar en una hoja de observación los datos de los objetos que queremos ver y podemos realizar anotaciones y dibujos del mismo durante la sesión de observación (usaremos siempre una linterna de luz roja muy tenue para iluminarnos). Siguiendo algunos modelos que he encontrado en Internet, en su mayoría en lengua inglesa, he creado una hoja de observación personalizada que quiero compartir con vosotros. Se trata de la primera hoja de observación que uso y espero que tengáis en cuenta que soy un simple aficionado, por lo que agradeceré cualquier tipo de sugerencia al respecto. Es un documento PDF que podéis descargar haciendo clic en el icono. Espero que lo disfrutéis 🙂

pdficon

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
2