Estrellas fugaces en verano.

perseidsmeteors.jpg

Fotografía (c) Fred Bruenjes.
Julio y Agosto son buenos meses para la observación de meteoros, o como se les conoce comúnmente, estrellas fugaces. En los próximos días tendremos muy buenas oportunidades para observar estos trazos luminosos que recorren el cielo.Aunque las estrellas fugaces pueden verse durante todo el año hay fechas en las que su frecuencia es más elevada. Durante su movimiento de traslación alrededor del Sol, la Tierra pasa por ciertas zonas en las que hay mayor concentración de pequeñas partículas interplanetarias (o no tan pequeñas, según se mire) llamadas meteoroides que quedaron allí al paso de algún cometa. Algunas de estas partículas son tan pequeñas como granos de arena pero viajan a velocidades muy grandes y al entrar en contacto con la atmósfera de nuestro planeta se calientan y arden dejando esas estelas luminosas.

¿Como observar estrellas fugaces?

Para observar estrellas fugaces lo más recomendable es usar una tumbona, una colchoneta o un saco de dormir y salir al campo. Desde una gran ciudad será difícil ver estrellas fugaces debido a la contaminación lumínica así que deberemos salir como mínimo a las afueras, a una zona poco iluminada y aprovechar la buena temperatura de las noches de agosto. No obstante no hay que confiarse y es recomendable llevar ropa de abrigo ya que por la noche en el campo la temperatura desciende bastante y es fácil cogerse un resfriado. Un termo con café nos ayudará a permanecer despiertos y un repelente de mosquitos evitará que nuestros amigos trompetistas acaben con una dosis concentrada de cafeína en su cuerpo. Lo mejor es tumbarse ( también te puedes sentar pero acabarás con un buen dolor de cuello ), y mirar hacia el radiante de la lluvia de estrellas. Para ello es conveniente planificar previamente su situación en la esfera celeste, podemos usar programas como Stellarium, para ello.

La fase de la Luna también es muy importante a la hora de observar meteoros. Con luna llena habrá demasiada claridad y veremos menos estrellas que en fase de luna nueva. Tampoco es recomendable usar prismáticos ni telescopios ya que reduciremos el campo de visión. La observación de meteoros es una de las actividades astronómicas en las que la visión a ojo desnudo es la mejor opción.

Las lluvias de estrellas reciben su nombre de la constelación donde se encuentra su radiante, así entre los meses de julio y agosto podremos disfrutar de:

Alfa-Capricórnidas
Alfa-capricornidas

El intervalo de actividad de esta lluvia de estrellas es del 2 de julio al 15 de agosto, teniendo su máximo el 30 de julio. Se trata de una lluvia con meteoros poco frecuentes pero relativamente brillantes, con algunos bólidos. Está provocada por restos de la cola del cometa 169P/NEAT.

Delta-Acuáridas del Sur

El intervalo de actividad de esta lluvia de estrellas es del 12 de julio al 18 de agosto, teniendo su máximo el 28 de julio. Se trata de una lluvia de actividad moderada, con unos meteoros débiles aunque solo es visible en el hemisferio sur.

Piscis-Austrínidas

El intervalo de actividad de esta lluvia de estrellas es del 15 de julio al 9 de agosto, teniendo su máximo el 28 de julio. Se trata de una lluvia poco activa y mal conocida, de baja intensidad.

Perseidas

Perseidas

Sin duda las protagonistas de agosto. El intervalo de actividad de esta lluvia de estrellas es del 16 de julio al 25 de agosto, teniendo su máximo el 12 de agosto. Se trata de una lluvia bastante activa y muy conocida, con meteoros de intensidad media. Está vinculada al cometa 109P/Swift-Tuttle.

Kappa-Cignidas

El intervalo de actividad de esta lluvia de estrellas es del 3 de agosto al 26 de agosto, teniendo su máximo el 18 de agosto. Se trata de una lluvia poco activa y de baja intensidad.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0