¿Dónde realizar la observación astronómica?

Lugares de observación astronómica

Fotografía (cc) Makelessnoise.
Elegir un buen lugar para nuestras observaciones astronómicas puede marcar la diferencia entre pasar horas y horas de diversión viendo las estrellas o desencantarnos de la afición por la astronomía a las primeras de cambio. Algunas personas que se inician en la astronomía cometen el error de realizar su primera observación desde su casa, en una gran ciudad. Si bien es cierto que se pueden realizar algunas observaciones desde el entorno urbano no es aconsejable empezar nuestra afición en estas condiciones pues corremos el riesgo de decepcionarnos con la calidad de las mismas. Contaminación lumínicaLa contaminación lumínica causada por las farolas, la polución y las distorsiones atmosféricas causadas por las corrientes de convección que genera el asfalto recalentado de las calles degradarán enormemente la calidad de las imágenes que observaremos con nuestro telescopio. Y es que en astronomía es tan importante el dónde como el “cuando” (el momento que elijamos para nuestra observación) o el “cómo” (los instrumentos que utilicemos). Es por ello que vamos a ver a continuación qué condiciones geográficas o medioambientales son las mejores para disfrutar de nuestra afición:

Aviso importante: Piensa en tu seguridad. Asegúrate que el lugar de observación no presenta ningún peligro ni para ti ni para los que te acompañan. La montaña y el bosque pueden ser lugares peligrosos por la noche si no se toman medidas de seguridad. Procura desplazarte a estos lugares en compañía de otras personas y comprueba que existe cobertura de telefonía móvil en la zona. Si vas solo informa a familiares y amigos del lugar y de cuánto tiempo vas a estar.

    • Altitud: Para la práctica de la astronomía es recomendable buscar un sitio elevado, por varios motivos. En primer lugar cuanto mayor es la altitud menor es la densidad del aire y menos capas atmosféricas hay entre las estrellas y nosotros por lo que se producen menos distorsiones en la imagen. Es por ello que los grandes observatorios se encuentran en la cima de altas montañas. En segundo lugar, al encontrarnos en un sitio elevado dispondremos de un mayor campo de visión, sin obstáculos que dificulten la observación. Por otro lado, si estamos cerca de algún núcleo urbano la contaminación lumínica será menor cuanto más alto estemos ya que hay menos partículas en suspensión cuanto más alto estamos. Puedes usar Google Earth o algún mapa topográfico para buscar un buen lugar de observación.
    • Oscuridad: Todos sabemos que el cielo oscuro es el tesoro más preciado de cualquier astrónomo y que cada vez es más difícil de encontrar. Aunque la contaminación lumínica de una gran ciudad afecta a cientos de kilómetros a la redonda aún es posible encontrar lugares con un cielo de calidad donde realizar nuestras observaciones. Debemos buscar un lugar de observación lo más alejado posible de núcleos urbanos y fuentes de luz. Si desde nuestro punto de observación vemos alguna luz artificial siempre es recomendable situarnos de espaldas a ella. Cualquier pequeño deslumbramiento supone que nuestro ojo no se termine de aclimatar totalmente a la oscuridad y no podamos apreciar todos los detalles de nuestra observación. Descartaremos también cualquier lugar que linde con una carretera por poco transitada que sea ya que el deslumbramiento por los faros de un único coche supone que tengamos que esperar varios minutos hasta que nuestros ojos recuperen su adaptación a la oscuridad. Puedes usar Google Earth para buscar un buen lugar de observación. Existe una capa que muestra la contaminación lumínica aproximada de la zona. También puedes consultar este mapa de contaminación lumínica.
    • Suelo: En la medida de lo posible evitaremos situar nuestro telescopio sobre asfalto, piedra o tierra. Lo ideal es el césped o la hierba ya que producen menos distorsión por la emisión de calor. El asfalto retiene mucho calor de los rayos solares durante las horas de luz y sigue caliente varias horas después del atardecer, provocando distorsiones por corrientes de aire caliente ascendente.
    • Viento: El viento es muy molesto cuando observamos a través de un telescopio ya que produce ligeras vibraciones en el tubo y puede arruinar una fotografía de larga exposición, por leve que sea. Hay que buscar un lugar de observación donde no sea frecuente el viento (por ejemplo la entrada de un valle de montaña o una colina solitaria suelen ser lugares de corrientes de aire frecuentes). La presencia de vegetación cercana puede ayudar a actuar de “cortavientos”.
    • Humedad: La humedad no es buena amiga de nuestro telescopio y además influye en la calidad de la imagen ya que las micropartículas de agua difractan la luz. Por ello conviene que nos alejemos de pantanos, ríos o zonas de playa.
    • Facilidades: Siempre es preferible contar con facilidades en la zona de observación, como bancos, mesas, papeleras o servicios. Tener localizado algún hostal o motel en las proximidades por si nos encontramos demasiado cansados como para volver en coche a casa es una buena alternativa. No permitas que el cansancio o el sueño pongan en peligro tu vida, se trata de disfrutar de tu afición.
    • Seguridad: Un sitio oscuro y alejado de la población no es quizá el sitio más seguro. Procura en la medida de lo posible ir acompañado por varias personas durante tus observaciones en estas circunstancias. Si observas movimientos de gente o comportamientos extraños en las proximidades es mejor que busques otro lugar de observación. Se puede dar el caso de que la Guardia Civil se acerque a preguntarte qué estas haciendo (un telescopio puede parecer cualquier cosa de noche). Aprovecha para preguntarles si la zona es tranquila.
    • Propiedades privada: Bajo ninguna circunstancia accedas a propiedades privadas sin permiso ¡Y menos de noche! Ten en cuenta que puedes asustar a alguien y la reacción puede ser impredecible. Incluso si estás lindando una propiedad privada puede no ser muy agradable tener al perro del vecino ladrando toda la noche ¡Esto lo he sufrido en mis propias carnes! ¡Cállate chucho, ya se que eso es Marte! 🙂
    • Lobo y lunaFauna: Dado que los lugares que buscamos para nuestra afición suelen ser los menos transitados por el hombre tenemos que tener en cuenta la posibilidad de que exista fauna salvaje en la zona. Esto no quiere decir que sea peligrosa, si estamos pendientes de todos los ruidos de la noche al final no disfrutaremos de la observación. En la mayoría de los casos los animales se asustarán de nuestra presencia, pero conviene no bajar la guardia. De nuevo insisto en el consejo de ir acompañado a las observaciones. Sé siempre respetuoso con el medio y con los animales.

Por último, y como siempre, la mejor recomendación: si sois nuevos en esta afición, buscad una asociación o agrupación astronómica y pedidles permiso para acompañarles en la próxima salida. Es la mejor forma de aprender y de no sentiros decepcionados por una observación desde casa que no cumplirá con las condiciones adecuadas.

Fuentes del artículo: Blog de astronomía de Phillip Ostroff, Blog de Física Divertida, Manual de Astronomía Práctica (A.A.M).

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0