Diario de observación astronómica. Julio de 2009, Altea. Capítulo I.

Desde que me hice con el Meade ETX-70 no desaprovecho ninguna oportunidad para llevarme de viaje este pequeño telescopio. Durante estas vacaciones estivales en Altea, observé el cielo de verano en las proximidades de la Sierra de Bernia, un lugar con un cielo todavía aprovechable, a pesar de la cercanía de Benidorm, con sus mastodónticos rascacielos y su brutal contaminación lumínica. Además, pude estrenar mi nueva cámara EOS 1000D y realicé fotografías de campo estelar sin seguimiento y también una circumpolar que tenía en mente con la Sierra de Bernia de fondo. Esta es la primera entrega de mi diario astronómico de vacaciones:

Noche del 11 al 12 de julio

Con unas ganas tremendas de mirar por el telescopio y de estrenar en campo amplio la EOS 1000D me bajo a montar el equipo a eso de las 23:00 con un cielo en su mayoría despejado con alguna nube dispersa. La temperatura es de unos 25 grados y la humedad bastante alta. Calculo el seeing en 3/5 (5 lo mejor). Aquí estamos cerca del mar y cuando no sopla el viento es lo que hay.

Altea1


Me acompaña mi suegro, que me ayuda a montar los trípodes y colocar el material. Pongo el ETX en estación y empezamos a observar, primero alguna estrella, como Vega, Arturo, o Albireo ( esta doble recién descubierta para mí me está fascinando ), después pasamos a cielo profundo, con M13 ( cúmulo de Hércules ) y M39. Lamentablemente el horizonte sur está prácticamente inutilizado por la contaminación lumínica de Altea y Benidorm. Scorpio parece intentar defenderse de la luz fantasmal que surge de la tierra, intentando apagar la luz de las estrellas. El horizonte norte está parcialmente dominado por la Sierra de Bernia, una muralla natural que todavía nos impide ver la galaxia de Andrómeda ¡Con las ganas que la tengo! Es cuestión de esperar un poco porque Casiopea ya está a la vista.

A eso de las 00:30 Júpiter está lo suficientemente alto en el horizonte y La Luna hace acto de presencia por lo que dejamos el cielo profundo y nos centramos en el gigante gaseoso. Esta noche, además se producirá un tránsito lunar de uno de sus satélites, Io. Pongo el ocular de 15mm para tener una visión más amplia y ahí esta la esfera anaranjada, con 4 puntitos bien alineados, uno de ellos rozando casi el planeta. Es la primera vez que observo Júpiter con este telescopio y aunque no consigo tantos aumentos como con el 114/900 la imagen no me defrauda. Se pueden intuir las bandas jovianas, aunque no llego a distinguir la Gran Mancha Roja.

Mientras mi suegro mira por el telescopio me pongo a sacar algunas fotos con la EOS 1000D pero más tarde comprobaré que han salido totalmente desenfocadas. Tendré que bajarme el portátil el próximo día y realizar el enfoque con la aplicación que incorpora la Canon, de otra forma es imposible, no tengo la suficiente experiencia aún.

A eso de la 01:00 empiezan a aparecer algunas nubes que se arremolinan sobre la sierra y nos cubren el horizonte norte. Con un poco de prisa apuntamos a La Luna, no vamos a tener tiempo para mucho más, las nubes se empiezan a desplazar con rapidez y cada vez son más abundantes. Aún así nos da tiempo para observar algunos cráteres que se encuentran en el terminador y aparecen muy bien definidos.

Con esto damos por finalizada la primera jornada de observación. Mañana más.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0