¿Cómo se usa un planisferio?

El planisferio nos ayudará a aprender a localizar las estrellas y las constelaciones en nuestras primeras salidas de observación y a ir familiarizándonos con el cielo. Su simplicidad y facilidad de uso lo convierten en una herramienta imprescindible para el recién llegado a la astronomía. Conviene llevar siempre a mano junto al planisferio una pequeña linterna de luz roja, para no deslumbrarnos en la oscuridad y así no perder la adaptación de nuestros ojos a la noche.

Conviene que en nuestras primeras tomas de contacto con el cielo no salgamos a lugares con poca contaminación lumínica. Es mejor empezar desde un cielo semiurbano o parcialmente iluminado donde sólo se vean las estrellas más brillantes, que son las más reconocibles y dan forma a las conocidas figuras de las constelaciones (aunque en otro momento veremos que las constelaciones en realidad no son esas lineas imaginarias que unen las estrellas, sino parcelas de cielo).

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos de que nuestro planisferio corresponde con la latitud donde nos encontramos. En el caso de España el planisferio debe indicar 40º aproximadamente.

StarTarget

A continuación debemos hacer coincidir la esfera de fechas del planisferio (exterior) con la esfera de horas que aparece en el interior, pero ¡Ojo! Hay que poner la hora solar, es decir, dos horas menos en verano y una menos en invierno.

Por ejemplo, imaginemos que hoy es 2 de marzo y son las 23:40. Estamos en horario de invierno por lo que la hora solar que debemos marcar en el planisferio son las 22:40. Debemos hacer girar la esfera externa hasta que la marca del 2 de marzo coincida con la marca de la esfera interna entre las 22 y las 23.

Ya tenemos configurado nuestro planisferio con el cielo visible en estos momentos. Ahora debemos buscar el norte, para ello podemos ayudarnos de una brújula (tenemos que tener en cuenta que el norte magnético no coincide exactamente con el norte geográfico) o bien si hemos visto por donde se ponía el Sol debemos dejarlo a nuestra izquierda (el Sol y las estrellas se ocultan por el oeste o muy cerca del mismo, dependiendo de la época del año). A continuación sujetaremos el planisferio con el punto cardinal Norte (marcado con una N) en la parte inferior. A lo mejor tenemos que girarlo y dejarlo boca abajo, pero no importa, en el cielo no hay arriba o abajo, izquierda o derecha.

Lo que aparece en el planisferio desde el centro (indicado por esa arandela metálica que indica el polo norte celeste) hasta el borde inferior es lo que vemos al norte, justo por debajo de la estrella polar. Intenta encontrar las estrellas que aparecen representadas en el planisferio en el cielo y familiarízate con ellas. Ahora pasaremos a mirar el Sur, date la vuelta 180º y gira el planisferio de tal forma que el punto cardinal “S” quede mirando hacia abajo. Intenta localizar las estrellas, buscando en primer lugar una constelación que se reconozca fácilmente o una estrella brillante. Si vas a mirar al este gira el planisferio hasta que la “E” quede abajo. Si vas a mirar al oeste haz que la “O” quede abajo. Ve girando el planisferio a medida que también giras tu pero recuerda, el cielo va cambiando a lo largo de la noche, es posible que tengas que ajustar la hora en el planisferio cada 2 o 3 horas aproximadamente.

Puedes empezar a conocer el cielo con un planisferio, una linterna de luz roja y unos prismáticos antes de decidirte a comprar un telescopio, hay muchos objetos celestes que podrás observar y además te resultará muy facil empezar a conocer el cielo de esta manera.

¿Te ha gustado? Síguenos y comparte.
0

¿Te ha interesado? Mira esto...